image

Fardos de hambre marina llegan a la costa
sujetas por las costras del tiempo
y el mar, suceden en escaramuzas
de fuego y frío, amanecen en tierra firme
donde muerden de frescos.

Se gritan desde temprano
con el graznido de pescadores
labran su suerte en desposte fiero y certero
luego son basura y alimento a la vez
al primer hervor son caldo de esperanza.

Un cardumen tras otro llega a puerto
mueren redondas sin ser más que conchas
su vida es deleite popular
y de otras mesas manjar
donde cada gramo vale oro
y ellos saben de regateo.

Sólo queda pedir a San Pedro,
patrono artesano del mar
rogar por milagros de semana santa
y bañar las lanchas de oro blando y buena ley,
los bivalvos también llueven su muerte
a costa de ser un sano alimento.

Publicado desde WordPress para Android

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s