CRyrfGNXAAAZHo8

Había que hablar de amor
contenerlo y exhibirlo
poseer esa gota de agua en los labios,
ojalá brillar en él,
oscilar en sus ojos.

Explotarlo desmesuradamente
no dejar migaja alguna,
atiborrar la garganta
con uvas de pasión
morder cada una y vaciar
el licor austero.

Habitarlo como cama fría,
llenar las sábanas
sudar sobre ellas y bajo ellas también,
ojalá sin luz, ojalá sin aliento,
ojalá también sepa la vida que se deja por amor.

Había que hablar de amor,
callar la boca, sentir desde dentro
orquestarlo cuerpo a cuerpo,
gritar hasta enmudecer,
dejar la boca perdida, sin habla.

La belleza del mutismo,
ese sudor del alma dorada de miel
efervescencia de locos,
fragua, hoguera, caldera,
la sapiencia de los órganos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s