Otra entrada desde el norte oscuro

dirtyrealismblog

image

La noche era una mano muy sucia y el juego
podía durar horas con su séquito de angustias,
sonrisas bloferas, contadores de apuestas y,
el infaltable maldito de buenas rachas.

Esa noche no era la excepción, mucho alcohol,
cero concentración y todas las cartas imposibles
para el rookie de esa mesa, ahí se iba mi reloj
nuevamente, pasaba más tiempo en sus bolsillos.

Yacía ebria como todo el santo día y dejo caer
de entre sus pechos un precioso reloj, oro sólido,
jamás había visto semejante pieza de arte,
y era de mi padre, fue un escándalo arrebatárselo.

La dejé al tiempo después, me hostigaba día y noche
para recuperar esa prenda que al igual que yo,
usaba para beber de lo mejor hasta recuperar
con el dinero de la cesantía y de otros beneficios.

Años más tarde supe que se encontraba
en prisión por asesinar a un prestamista
de…

Ver la entrada original 22 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s