image

Ese día la música era un abrazo
un amanecer violáceo
una brisa tibia a las nueve y algo
podía ver resucitar las ventanas.

En cada calle hablaban violines
como sus manos eran cuerdas tensas
de amor y otros sonidos, como un llanto
alargadas y finas me abrazaron.

” Tomas Tranströmer en Allegro
me había dado permiso para escribir
sobre momentos unidos a la música. ”

La calle era dulce melodía clásica,
navegaba entre bajos y agudos
sobre tus ojos los sonidos se mecían,
nos miramos en un solo de violín.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s