Yo escuchaba “one night to be confused”,
me imaginaba bailando en medio de la pista,
en la calle, en mi casa o en la ducha
encendido por esa mezcla perfecta
sin drogas, sólo la imaginación
“mind is a razor blade” ronroneando.

Todos los sonidos unidos en mi mente,
timbaleta y teclados estridentes, galopantes,
simulando ser ese excéntrico músico,
astro solitario y un coro de voces bajo el agua,
rebotando en las paredes, nadie me escucha.

En sólo cuatro minutos y veinte y tres segundos
podía crear una isla para nosotros dos,
tú llegabas exótica, indiferente, casi extraña
con tus caderas llenas de color, sabor y calor,
excitado te alababa como diosa.

El volcán se hacía sentir, alguien debería morir
y por más que corriera de lado a lado
tu mirada era el stop obligatorio,
sabes, ese sosiego antes de la destrucción total,
antes te arrodillabas y éramos amor, explosivo.

Y así como en las películas de pasión y amor,
sentíamos abriéndose las piernas, tus manos,
posesión única, alcanzaríamos ese líquido dolor
cubiertos por esa lava dúctil y fogosa,
solo en la ducha
escuchaba el seco terminar de la canción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s