image

Las tomo de una soga y a fuerzas abrazo,
inmóviles, como la pena de muerte,
en su último deseo se quedan sin balido,
la respiración tranquila,
creyendo ahuyentar a la muerte
ahí entre su mullida lana la paciencia cuenta.

Ya no saltan las cercas de casa,
son fáciles de contar, de acariciar,
quieren ser de algodón, olorosas, dulces,
con ese perfume de hambre infantil,
olor a feria en medio del llano,
dibujando su estadía de colores y luces.

Hundo mis manos en su paz,
su respiración es un canto dormido,
un sedante para mis dedos hasta el corazón,
sus vahos hacen nubes, también de algodón,
como somníferos llueve cloroformo,
mas ya no sé que es verdad o imaginación.

Anuncios

12 comentarios sobre “Yo cuento ovejas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s