image
"No sabíamos si esa niebla estaba para protegemos y alejar a los turistas indeseables o simplemente para olvidarnos de nuestra propia existencia."

Hora 09:00

La niebla no descansa, siente entre sus moléculas algo que deshace esa cadena de miedo, tortutra y mal, no soporta la luz y menos su ardor y color, ese dorado de antiguos dioses, un escudo que otrora lo había derrotado en las desoladas tierras del norte en donde el sol es débil, frágil y temeroso de los poderes del viento y del agua, no quiere volver a ser desintegrado y pasar al olvido como un mero hecho climático y verse diluido en las manos de la historia, y menos caer en los científicos cuestionadores de toda relatividad, desmenuzado por experimentos infantiles y ronda de periodistas de las cercanías.

Un gutural rugido viene del acantilado, se concentra, se empodera, duro, una marea de masas hierven en sus bases, además de gris, manan colores rojos sangre, desteñida con el viento, sus distintos cráteres bullen enloquecidos, enfurecidos, parecen dolidos y moribundos a la vez, furibundos alzan columnas de vapor, algo sucede más allá de lo previsible, pues nadie imaginó descomunal fuerza dentro de la difuminada niebla, a estas horas del día se disponía a dormir su sueño hasta el próximo año, sin embargo algo distinto había en esta ocasión, parecía reunirse de forma inusitada, otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s