image
"No sabíamos si esa niebla estaba para protegemos y alejar a los turistas indeseables o simplemente para olvidarnos de nuestra propia existencia."

Hora 03:00

Joseph y yo alejados del campamento nos sentimos atraídos por esas voces y múltiples sensaciones que a través de la niebla tocaban cada fibra, él tomó mi mano y dijo, ¡es mi madre papá!, siento la fuerza de la unión umbilical, esa conexión poderosa y la luz de su alma materna recibiéndome en su pecho, somos dos corazones en paz, ella me dice su nombre en susurro, Umi, yo tu madre te nombro Joseph, engrandecido de Dios y daré mi vida por ti en cada momento de nuestros días, y los tres unidos lloramos un breve instante, lo sientes me preguntó y lloré en ese sentimiento, único recuerdo, era una joya para mi.

Entonces me sentí unido a esa fuerza y la luz de esas voces, tomados de la mano intuíamos el poder y avanzamos en una oscuridad sonora, resonante, una especie de gran corazón, sin duda era Umi, mi único gran amor de la vida, por breve que haya sido lo vivimos a sabiendas de su efímera luz entre nuestras almas, solamente que en ese entonces ella prometida por sus padres con un joven guerrero y de familia con un alto desprecio por los colonos asesinos que sentían una justicia natural el desastre dejado por la niebla aunque sea una vez al año, al volver se advirtió su estado y fue desterrada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s