image
La conocí en la calle, dueña de una esquina, su poder iba más allá de su entrepierna, donde todos pagaban por gobernar y aún así eran esclavos de sus placeres.

 

Joe aparece con Luna caminando por una autopista, saliendo de la ciudad y con los dedos en alto esperando ser aventados por algún amable camionero, nada se detiene en su favor y las horas del día desaparecen en sus frentes asoleadas, el atuendo de la joven aleja a los posibles buenos samaritanos y con ello el frío de la noche aparece pronto, es verano pero en el norte siempre es helado sin importar la estación del año, luego un Oldsmobile trompudo color guinda seca y de luces amarillas se detiene en la berma, un brazo, del copiloto aparece haciendo señas para que suban, ambos corren y sin preguntar nada están arriba, Joe agradece de inmediato a la pareja de ancianos y el chofer sólo pregunta a donde se dirigen, pero antes de terminar la frase, Joe alaba el buen estado en que se encuentra el carro y dándose conocedor de vehículos dice es un Oldsmobile 88 del 50’ a lo que la señora asiente y termina la pregunta del esposo, entonces dónde dijeron que los dejásemos, segundos de silencio concluyen con, en la siguiente ciudad por favor. Luna solamente mira las luces de la cuidad alejarse, el sol extrañamente continua enfrente de ellos, saca de entre sus ropas un reproductor mp3 y unos auriculares, contenía toda la discografía de AIR, no los conoce y prefiere eso al silencio, su parte del viaje sería menos heavy.

Vermont es helado en verano sobre todo si no tienen donde llegar y por lo visto, más ropa no traen así que los dejaremos en la centro y ahí se hospedan, hay varios hoteles, el camino impecable se hizo eterno, solamente amenizado por la música del radio, solamente especiales de los 50’, cada kilómetro sirvió para ambos reflexionaran con lo sucedido y ver si la vida da nuevas oportunidades están deberían estar en esa nueva ciudad. Ustedes creerían eso de una chica forzada desde apenas tuvo conciencia de su cuerpo con un padre delirante, él la bañaba y la inicio en todos los placeres que por grotescos parezcan, odiosos, difíciles de leer o creer, pues la vida creo es peor que esta suma de imágenes y no vengo a juzgar a nadie, sólo a mostrar algo que sin haber vivido existe y es más cruel de lo que pueda parecer en sus mentes o en la mía.

Selene tenía un poder y no quería controlar, no conocía otra cosa para tomar revancha en la vida y era justo eso, acabar con la inmundicia de hombres que no les basta casa y salen de machos por la vida abriendo su billetera para entrar en otros mundos.

Mientras la psicodelia de músicos seguían alimentando su mente, se acercaban al centro, las luces de bienvenida serían lo único decidor, ya estaban en otra ciudad. Pronto se despidieron frente al mejor hotel de la ciudad, registrados se fueron a descansar, aunque el sol querrá sorprenderlos luego y hará su aparición molestosa. Joe tenía todo bien pensado, el hotel sería su refugio antes de hacerse de un sitio menos evidente, mientras eso dilucidaba en la otra habitación, dormía Luna y recordaba a todos los hombres que habían pasado hace pocas horas. Entraban y salían hechos verdaderos esperpentos de humanidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s