image

Quisiera los domingos diez en mi cama,
llegar a tu esquina sagrada y estacionar
entre sábanas de besos y almohada,
mi boca y la lengua aprendiz.

Abrir la puerta para abrazarnos
a los minutos desde la garganta,
mirarnos amanecer en el otro,
brillar como cada mañana de enero.

Quisiera ser tus ojos en verde,
pasar las veces todas por tus calles,
doblar y atravesar por tu pecho,
llevar mis manos por tu cara,

Abrir la boca sólo para besarte,
fue poco lo que dije y te miraba,
desde el Costanera te esperaba
entre mis brazos para recordarte.

Anuncios

Un comentario sobre “Historia de amor, como todos los domingos, diez de Enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s