Así me sentía, un árbol por lo alto y despeinado,
ella desde abajo regaba mi espíritu,
cuando, se suponía era su salvavidas,
mas yo sólo supe ser enredadera,
me albergué e hice musgo en su piel,
jamás la volvieron a ver, estaba en mi.

Nos amábamos “en la medida de lo posible”
Aylwin desafortunado no alcanzó a explicar,
no sabíamos lo que era, por más buscado,
era injusto para ambos y para Chile también,
pero que sabíamos de amar si éramos niños
levantado banderas de libertad sexual.

Luego, siempre hay un luego, es la vida,
empujando cuando nos sentíamos héroes,
con batallas por dentro esperando luchar,
y al revés de JC Baglietto ya éramos tres,
fue en junio, sólo la vida nace en invierno.

Después nos pintamos en las paredes,
formas didácticas para aprender enseñando
cubiertos de padres estábamos, ya no más juerga,
tenía nombre y nuestros apellidos, vaya fiesta.

Lo demás es historia repetida, crece y come,
crece y duelen los diente, crece y camina,
también se cae de tanto amar, a nosotros la baba,
siguió creciendo y nuestro amor se achicaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s