image

El sol se regocijaba entre nosotros,
latía un rayo de bocas sembradas,
éramos el amanecer del día, el nuestro,
en la transparencia de nuestras miradas.

Surgíamos en cada nuevo beso, íntima,
era la conversación de los labios,
un fiel pedazo de alma hecho carne,
nos pertenecía ese día en anchura.

Éramos hambre egoísta de amor,
la piel se corregía en cada sensación,
un camino dibujado en las manos
era el mapa perfecto acoplado al sol.

Ese día se cuela en mi poesía, nace,
crece, perdura y se trasforma, vuela,
a veces nos mira con un “pronto”,
sabemos que llegaremos puntuales.

Anuncios

3 comentarios sobre “Historia de amor, el sol, diez de Enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s