​Y el soñador pondera

sus ambivalencias,

compra balanzas digitales

discurre sus gramos de diferencia,

suma, resta, vuelve a sumar,

declama un poema mientras.
Calla su mente, se vacía la calle,

caen verbos e imágenes,

vuelve a la deliberación, música,

colores, nacen nuevas balanzas,

ha borrado diez poemas, cenizas

ves las garras acomodándose.
Ave Fénix ya tienes tus rimas,

destruye la balanza, los colores,

las rimas y su consonancia,

es un haz de luz violento, firme,

recoges los restos, las tripas,

un verso se desangra y vive.
En las alas priman los naraja,

todo el cuerpo es una oda al rojo,

el negro del pico es sangre muerta,

todo fin es un comienzo, distintivo

de las bestias idílicas y mitológicas,

escabulliéndose de una mente ecuánime.

Anuncios

4 comentarios sobre “Soñador de poemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s