Favor escuchar este tema para leer mejor el poema

https://youtu.be/8HON4AswPVk

​Las bailarinas saludan en puntillas, un suave movimiento de sus brazos, alzan la mirada y desde el cielo, cegadas, la luz del día recoge sus alas.

Comienza a revolotear dando saltos, cruzan sus piernas en el aire, estiran y encogen, se precipitan de extremo a extremo, la paz vuelve a sus pasos, caminan graciosas.

Revolucionadas desde lejos otras entorpecen la paz, luego descansan junto a las estáticas, el silencio las tranquiliza, son otra paz, a hurtadillas en las sombras, algo se manifiesta.

Temerosas se agrupan y cuidan sus alas, emerge la oscuridad bulliciosa y las persigue, corren alocadas, saltan y dan volteretas, le temen por desconocida y ella al centro.

Se ofrece como objeto a las miradas, alzan sus brazos, sus voces, sus prejuicios, enloquecen y no piensan, la echan, la empujan, pero sin tocarla, sólo con gestos tristes y fríos.

Acongojada y sin saber más desaparece, su destino es seguir siendo sombra, tan hermosa luz irradian las demás y ella, fenece donde la flor fue luz y amor.

Anuncios

Un comentario sobre “Silencio, parte uno

  1. La verdad que con la música el poema se entiende mejor. Me transporté al punto tal que podía ver a las bailarinas de puntillas, bailando suavemente, graciosamente. Precioso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s