https://youtu.be/5VBxQdH1Fks


Esperar a que el sueño las reponga en dorados, sus entrañas hermosas, nuestras hojas las cobijan amorosas, ellas agrupadas en las ramas se desviven en cielos nocturnos y vuelan eternas por el corazón que nos llama a desearlas nuevamente alegrando las horas inciertas.

Amor, esa savia que nos envuelve y nutre, estampa de nuestro deseo de vivir las horas que nos han robado, no miramos los círculos desde dentro y vivimos contando las hojas que nos unen, el canto del viento volviendo a nosotros, en un beso de paz y vida.

Anuncios

Un comentario sobre “Silencio, parte cuatro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s