Volvemos a escena junto a las bailarinas y las luciérnagas, aún queda por respirar de este encuentro y ser el aire que algún día nos reconoció.

Acto tercero


Las ramas se pandean por el baile de las luciérnagas y en rededor las bailarinas cantan además, un coro de minutos juntos, esquirlas de amor queman las hojas viejas y lloramos por el pasado, no queremos verle la cara de nuevo.

Su silencio nos duele, parece que nunca sacaremos a relucir nuestras hojas, nuestras ramas nuevas, una tierra que reconozca la vida que queremos, brotar con las estrellas todas las noches de la piel, amanecer exhaustos de tanto amor crujiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s