Venus

Venus – http://wp.me/s3iFFk-venus

Anuncios

Ella

Mala Morrigan by Mikey McMichaels

Lo de ella es luz y sombra,

ese ir y venir de mis ojos

cuajándose en sus poros.

La desnudé en la alfombra,

cuando no tenía nada puesto,

solo la luz tibia de mi boca.

Lo de ella es un incendio mental,

una especia de sabor picante,

arrebato en mi lengua por más.

La fotografíe mil veces antes,

en las babalinas de la piel,

donde cada retazo se agrandaba.

Desnuda

No te vistas aún,

quédate así

con tu bata rosada

y las piernas mojadas.

Te quiero desnudar más,

sacudo todo estos años,

nos abrazamos nuevos

en la piel amada.

Ven y désnudame,

quiero tus ojos clavados

en el trémulo camino

de tu boca por mi cuerpo.

Saca de mi todo

lo que se rompe fácil,

pega tu piel a la mía,

nada más necesito.

Te necesito desnuda

Historia de amor, en cuerpo, alma y besos, diez de Enero

Teníamos el alma entregada

antes del diez,

nos conocimos como los desconocidos,

sin rostro, sin voz y sin saber qué nos sucedía,

nos escribíamos a diario, primero,

reconociendo nuestras heridas,

las cuidábamos para no mostrarlas frescas,

ese día fue distinto,

éramos por fin cuerpo, alma y besos.

Antes del diez todo era probable,

no vernos, no alcanzarnos,

ni siquiera la posibilidad de oírnos,

nos habíamos encontrado hasta sin internet,

la manera de conocernos sería a ciegas,

llegar y tener la fortuna de mirarnos en persona,

reconocernos tal como en las fotos,

tal como en los vídeos, y,

aunque los colores son distintos,

nos fiamos del alma y el instinto,

los besos del cuerpo unido al alma, fe.


Fuimos tantos besos como segundos,

respirar, mirarnos, volver a besarnos,

tocarnos, abrazarnos y luego,

como nunca, como lo habíamos soñado,

juntar nuestros labios y devorarnos,

como nunca habíamos recordado,

porque siempre pensé en quedarme estático,

mudo del alma, de las cuerdas vocales,

porque ese día los besos hicieron historia.

Instagram XXXIII

Buen día se llama sábado…

¿Estarás hoy?…

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

Algo de nostalgia…

"Te amo en Domingo"

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

Un día antes, también nos amamos…

Buenos días…

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

Idioma universal…

Te extraño…

A post shared by Poetas Nuevos (@poetas_nuevos) on

Hasta la próxima…

Bote de remos

ara batur

Podía tomar el sol entre mis manos y llevarlo junto al desayuno, no había hora en que no te pensara y quisiera hacerte feliz, donde todas mis horas se hacían una cuando llegabas y nunca te pedía nada a cambio, sólo quería verte reír, pero todo te costaba.

Un día atrapé a la luna y antes de irnos a dormir la dejé junto al velador para acompañarte en las noches donde no pudiera llegar la luz de mi alma, y tú simplemente la apagabas con tus lágrimas, me decías que era mucho dolor dejar la noche sin esa luz selenita.

Tomé mi alma y la puse en la ventana, miró la vida hacerse pedazos y cual hoja muerta, salió a tomar aire donde nada la hiciera volver a sentir esos dolores, estaba a punto de hundirse en los ojos tristes del amor y sobre un bote en forma de corazón, aprendió a navegar, era la vida de nuevo.

Hoy se dibuja de nuevo cuando su voz le da los buenos días y cerquita del alma suenan los latidos de estar pegaditos en cada pedacito de vida, si, la vida es otra visita junto al amor, nadie más que ella me espera al otro lado de la cordillera, pronto amor, pronto.

Baterías nuevas

ny batery

Una sinfonía de amaneceres despierta,

se atraviesan los rayos de palabras mudas y afinamos nuestras miradas,

me levant0 ante tus ojos y sin decirnos nada,

nos besamos para darle al día todo el amor que necesita,

la paz eso otra en tu boca, entre los silencios nos hablamos y vibramos,

así se extiende la música de tu alma en la mía.

La naturaleza de nuestro amor aromoniza el encanto de cada segundo,

podemos despedirnos de la piel y levitar con la espuma del sol en nuestros cuerpos,

somos agua nuevamente bajo la ducha y la sabiduría del momento nos cadencia entre densas sensaciones,

nos crece la desesperación y volamos a ras de todos los besos “underwater love”.

Somos la esperanza en nosotros mismos y fundidos en la magica constelación

de palpitaciones nos acercamos al borde,

ese abismo en forma de cielo y revienta las estrellas en toda la piel,

cubierta de caminos fugaces,

aparecen y vuelven a desaparecer,

para comenzar a buscarnos en cada rincón de nuestra redondez pasión.