Iban en sus autos, ligeros

cruzaban las calles, era,

un día cualquiera y flojo,

nada los sacaba de sus camas.
Los semáforos dormían tricolor,

sus segundos daban zancadas,

hacia atrás y hacia delante,

un reloj moría sin sus baterías solares.
La abulia de domingo normal

ganaba terreno entre los otros,

mientras nosotros pegaditos

encontrábamos en un abrazo.
Miré alrededor y todo suspendido

en cámara lenta, nuestros labios

aceleraban lamentablemente

ese día y ralentizaban los demás.

Anuncios

5 comentarios sobre “Historia de amor, los otros, diez de Enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s