Llevamos cuatro años

mirándonos desde lejos, besándonos,

acariciando las palabras,

un preámbulo de grandes segundos.
Llevamos en la piel las imágenes,

desde la digital transparencia vital,

respirándonos como un déjà vu visceral,

un preámbulo sin piel, hasta que…
Un domingo diez de Enero nos consumió,

abrazando cada pedazo de cordillera,

mordiéndonos los labios desde la boca

hasta el alma y cada preámbulo fue un beso.

Anuncios

Un comentario sobre “Historia de amor, preámbulo, diez de Enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s