Se tuerce mi mirada

en su espinada sensación,

tan sólo recorro, el tiempo

de su piel y las fragancias

con toda la imaginación.

El vaivén de tu figura,

subyuga hasta la era del color,

los embates del lente, las locuras

de la humanidad y sus culpas,

quedan para la posteridad.

El tibio deseo geométrico

trastoca todas las formas,

las humanas en la mente,

las fotográficas en la paciencia

de darle redondez a la imagen.

He hablado por los deseos en imágenes,

volando mi cabeza en ello,

he vuelto a nacer de una mujer,

estética, silenciosa, moderna,

he quedado mudo en su piel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s