Antes,

Yo no sabía que ese día nos veriamos,

agotadas las otras instancias,

derrumbadas por la vorágine de tu estadía,

y por la estática de mi vida.

Desperté con una ilusión

desde el estómago hasta los ojos,

llegar a ella de verdad y abrazar,

alcanzar sus labios de miel.

Ella, sin maquillaje y por comprar

un invento para el desayuno,

leche, medialunas y café,

vestida como cualquier día.

Tantos nervios antes del encuentro,

que la espera fue más larga

en sus pensamientos y así el tiempo,

tan relativo cuando se trata del amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s