Salí a buscarte, desnuda encontré una llanura,

clavícula, cuerda floja, dónde levito

cuando la mirada va más allá, altura,

rinde la piel sus tributos, en mi boca derrito.

Busqué entre sus gotas la bella dulzura,

de los escarpados pechos, habito

con la lengua afuera donde la locura,

desconoce la tranquilidad y el raciocinio.

Observé el horizonte y sus rupturas,

a contra luz se hacia un camino,

filoso para mi lengua en angostura,

delicioso para los ojos perdidos.

Encontré un oasis de pasión,

dispuesto a rendirme entre sus aguas,

hundido hasta el mismo cuello,

ahogado de tanto amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s