Ahora qué haremos My Lady Macbeth,

lo tenemos todo, su sangre, su trono, su corona,

nuestros miedos murieron en su pecho

hundido en sangre y decepción.

No habrá más sombras detrás,

todos han dejado en silencio nuestra paz,

estamos invitados a celebrar en santa ceremonia

la ascensión de esta ralea muerta.

Cuidado Macbeth de los soñadores y cazadores,

siempre serán perjuicio al filo de sus flechas

estaremos en el blanco, nuestras cabezas,

nuestra corona, nuestras tierras son herencia.

La divina providencia es una recta torcida

bajo las manos ensangrentadas de realeza,

adelantaos ante su silenciosa sagacidad,

quieren parecer gacelas y así morirán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s