Macbeth a que sombras les hablas, calla,

no veas entre los invitados tus muertos,

dejalos partir ya de tu mente,

la mesa murmura tu desasosiego.

Tú, inventora de pergaminos de sangre,

ensalzada en mis miedos y fallos,

entrega esta corona a quien tenga

el juicio de los nobles y fríos reinos.

Yo veo sangre donde tú ves comida,

esta alfombra de piedra está llena

de ojos tapados con monedas de oro,

mi sino lo llevan las sombras.

Ve por ellos y entregame junto a ti,

no te desprendas ahora de las culpas,

esa desnudez sacra mancha el apellido,

luego seremos deshonra y olvido negro.

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s