No te vayas, no dejes yermo

esto que ya era un desierto,

con quién lloraré lo frío del suelo,

la rapiña de la noche en mi mente,

soy nido para las aves de la muerte.

Lady Macbeth se ha unido antes,

es llevada en andas al altar oscuro,

he quedado con una corona y un reino,

sin reina que reclame la vastedad

de impuestos y los lujos de su nueva altura.

Quién defenderá mi mente perseguida,

la Escocia se rebela ante el séquito de fuego,

vuelvo al ruedo, donde la sangre afila

la espada deseosa de mi carne vivaz,

me enfrento a mí primero y el juicio cruento.

No quiero ser más abrigo obligado de mis actos,

mi nombre sin más herencia que el desprecio,

será obra recordada y lectura forzosa,

las generaciones me recordarán

bajo la pluma infame de William Shakespeare.

Anuncios

2 comentarios sobre “Macbeth parte cinco, final

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s