Quería volar

recostó su cuerpo

ceñido a unas hojas

y esperó ver caer

el cielo para volar.

Contó los pasos al azul,

una caminata particular

donde la piel conoce

laberintos adornados

de venas anchas.

Cerró los ojos, preparó sus alas,

hojas recién arrancadas,

frescas y dichosas de ir más allá,

un último y profundo respiro,

echando a volar su imaginación.

Se despegó de la piel, luego,

del alma en blanco y negro,

surgió un remolino de colores,

sabía que así se empieza a,

conocer los bordes y ensanchar el alma.

Anuncios

Un comentario sobre “Emancipación tres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s