Escribo desde lejos donde la voz,

se mimetiza con tus quejidos,

la altura de tus notas húmedas, armoniza,

desde mis manos hasta tus caderas.

El estruendoso bamboleo en ti, es una nota,

única e irrepetible, te escucho fuerte, entro,

este ensayo-error nos hace sudar delirios,

agitados al compás de la música, somos.

Cual violín de cuerdas afinadas, tu voz,

ensancha tu pecho y mis manos te tocan,

nos hacemos música, delicada percusión,

de cuerpos buscándose en las formas.

Seguimos acoplando los sonidos del alma,

las partituras se nos van de las manos,

resbalan por tus pechos y en remolinos,

se juntan, hacen nido donde el amor nos hace únicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s