Mirar, rodear con la mirada

y hacerte de los colores

vivaces cuando acercas

los ojos ante la fruta.

Oler, el instinto primero,

asentir con los sentidos,

degustar antes con el aroma

que expele toda fruta.

Saborear, llevar la lengua

como órgano de lanza,

sentir el pulso, la sangre

en la punta de la fruta.

Oir, abriéndose la fruta

al destino final, los temblores

sostenidos en lo alto, se cimbran

cual suceso inevitable.

Morder, llevar a la boca

con la mandíbula hambrienta

y la lengua embajadora

de la dulce sensación de tu fruta.

Anuncios

Un comentario sobre “La fruta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s