Recuerdo sus ojos silenciándome,

ella aún tiene el sabor de mis besos

hechos palabras, versos, amándole,

su cuerpo aún tiene mis manos.

Su boca era un portal del alma,

ahí supe donde vivía el amor de verdad,

y no la pude besar sin calma

porque la he amado hasta la saciedad.

Amor, somos la palabra hecha causa,

la evidencia de la voz y la piel,

de un amor y la gracia de dos almas,

la memoria del cuerpo fiel.

Anuncios

6 comentarios sobre “Historia de amor, la memoria del cuerpo, diez de Enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s