Apollonia Saintclair, le jambes en l’air

La búsqueda parecía insaciable, dedicados a indagar cada punto del cielo aún cuando la noche pareciese un terreno húmedo e impreciso de catalogar, los sentidos eran sus ojos y cada lugar escrutado se unía al espiral de deseos.

El tiempo en el espacio es indeterminable y eso lo sabían, lo sentían y vivían cada segundo humano, nadie apuntaba a los relojes, todo parecía un lugar cerrado y sin más afán, buscar estrellas donde la piel es un intersectorial mapa, tendido a piacere .

La noche sabe darnos esa sensibilidad para oír sus deseos, los ritos escriben y marcan una sentencia única y poderosa, sin importar la situación, la sola esperanza no dice mucho, sin embargo debemos apropiarnos de todas las ganas para sobrevivir.

Luego de horas lamiendo hasta la más mínima provocación, recorriendo la oscuridad misma del deseo y sin otra opción, dejamos las puertas abiertas, la perla hacía su majestuosa aparición, fulgurante como un orgasmo hacia puerto en mi boca.

Anuncios

3 comentarios sobre “Esperanza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s