Todos los días nos saludamos

con un buenos días, buenos días,

ella escribió hace unos mensajes atrás

cómo serían esos amaneceres.

“Despierto enredada en tu piel, tibia de amor.

Abro los ojos y te miro.

Sonríes, y aunque no sé si lo haces aún dormido,

te busco la boca y me apodero de tu suspiros.

Te digo; buenos días alma mía.. te amooooooo…

y ya despierto, me dices ” Hola rulitos” 

te amo loquita mía, y mientras me haces cosquillas

(chas chas incluido) volvemos a hacernos el amor.”

Vuelo en sus palabras que fueron besos,

es cierto que yo los busqué primero,

y no me arrepiento de aquello,

así como buscabas mi corazón en el pecho.

“Abres los ojos de mi esperanza.

Arrullas los latidos de mi mirada.

Calmas el ardor de la espera.

De un paso atraviesas distancia y circunstancia…

y sin pensarlo siquiera te haces de mi alma

con un beso. Eres regalo.

Eres pulso y bravia de éste corazón

que lleva tu nombre. Te amo.”

Los buenos días son en breve

el emocionante despertar

de un par de almas en espera,

vamos a ser el amor en cada día.

Anuncios

Un comentario sobre “Historia de amor, buenos días, diez de Enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s