Dueños de castillos y verdes prados,

de silencios el hombre

– entre los bloques –

el eco se retuerce por tus oídos.

Riega sus bocas, ensordece su mente,

el paladar engulle frases

– todas dichas antes –

nada parece real en esta postal.

Cuándo podré morir, o dormir

estas camas de clavos

– estalactitas sin amor –

salvan la sangre de recuerdos.

Hasta las mazmorras y su frialdad

ofrecen cantos de cuna

– le hedor anestesia –

la podredumbre del alma.

¡¡Oh bella dama!!, ¡¡oh bella maldad!!

la sangre nos llama

– su deber fluye –

entre las piernas aún vivaces.

Anuncios

Un comentario sobre “De amores y culpas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s