Al encender unas palabras en el frío,

y cobijar tus manos delante de la flama, obvio,

estamos expuestos y a veces duele,

otras simplemente adormece, seda,

la finura azul de su argumento,

primero una algarabia al ver las quemas,

tus versos y mis silencios,

luego no queda más lógica y comienzas a

desnudar, todo para evitar el hielo de la soledad.

Estamos expuestos, más que al principio y

eso que nos falta por conocernos,

aún escondemos las heridas entre líneas,

tratamos de secarlas al sol

pero el tiempo de ellas fue gélido,

entonces la solución sigue siendo más frío,

más desnuda, más frágil,

pero tu desnudez lastima mis ojos y

te abrazo con mi alma.

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s