También me desnudo en la inocencia de la palabra

y la puedes ver caminar hacia ti,

adormecida por tus “nanai”,

mientras te cepillas los dientes y

buscas las máscaras del día,

una a una las vas rociando con esos exóticos productos,

si, cada uno es un llama en tu rostro incógnito,

este personaje no sabe de verbos

e interpreta los míos como ríos de fuego,

pero, no encuentras mi garganta

para salvar tu entrepierna.

Te desconoces y yo me desconozco,

yo huyendo de ti y tú sin querer buscarme más,

ese lago de hastío se ha secado

de tanto echar mano al sexo.

En el tuyo o en el mío,

pero ni siquiera sabemos eso,

hace tanto tiempo que somos un parecer expuesto.

Continuará

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s