Sacó su caparazón, quedó expuesta,

se sintió indefensa,

sin protección, [desnuda era obvio]

todos los presentes [también los omnipresentes]

arrodillados, hacían reverencias.

Un nuevo Dios, había develado su escudo

en sus pechos el signo de la vida,

legiones se alimentarían 

con sólo verla, venerarla, ansiarla,

suceder en sus ojos, en su boca.

Llegó la hora siniestra, la soledad 

abrió sus piernas y ejecutó el tiempo,

de muerte y silencio [la diosa]

otrora divinidad de los amantes Reyes,

moría en orgías de peticiones vanas.

Jadeante su cuerpo agonizaba,

hilos de sangre y saliva, bañaban,

encarcelada la bestia maldita,

una posa de sudor frío dió a luz

un bastardo que a los quince años, a todos mató.

“Ha muerto el Rey, larga vida al nuevo Rey.”

Anuncios

4 comentarios sobre “Corazón

      1. Señorito “M” gracias por el cumplido 😄 Pero no podría añadir nada más a esa historia. Lo describiste muy bien, tanto que una, como mujer, se siente ultrajada. Y el final, vengativo, es apoteósico 👏👏👌

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s