Ha caminado por paseo Huérfanos y la abrasó el calor seco de Santiago, oí su voz desde una cabina y sus te amo retumbaban hasta la Catedral. Ha llegado cansada pero con ganas de amarme, de beber con mi voz el trago de la vida y nuestra promesa es un fuelle donde la fragua de nuestro amor templa cada momento por único y bello.
No sabe si correr la mis brazos o esperar que la rapte y escondidos del mundo que ya no nos pertenece, construir el propio, empezar desde nosotros, nuestras manos cimientos de vida y esfuerzo, nuestros corazones el motor secundario y con ambas almas fundidas, hacer de los colores el amor que nos falta pintar.

Continuará…

Anuncios

Un comentario sobre “Crónicas de un viaje… Santiago soleado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s