Habrán horas ciegas desde su arribo a Santiago, el calor la hace pensar en besos, si, en besos, mis besos no quitan la sed, pero el sabor según sus palabras invita a quedarse, a abrigar sus labios en los míos.

Camina las calles mías, las que conozco desde que estudiaba inglés en Moneda con San Martín, ahora hay supermercados por todos lados, seguramente casas antiguas que compraron esos conglomerados del retail alimenticio, y no podrá pedir “nalga” porque no le entenderán ni pío.

Luego me llegará un mensaje vía ….

Anuncios

Un comentario sobre “Crónicas de un viaje… Santiago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s