Ella me busca con la paciencia de un detective y la plaza de armas se llenaba de gente, dos bocas alimentaban el kilómetro cero de Santiago, cómo saber por dónde saldría si el metro tiene los accesos muy separados, en ambos extremos no podía estar.

Una llamada telefónica me avisa de su tristeza fría y entre clientes se percata que ahí no podré estar, antes de ponernos a llorar por los no planes, me regala unos te amo y mi boca la besa, nos veremos y amaremos más, mañana quizás.

Vuelve con frutas para el desayuno, ve por las sombras le dije, prefiero el sol respondió, se asemeja a tu amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s