Ella me regala el Sol que es mío, lo planto todos los días en la cordillera y lo recuesto en el mar para su refresco, los vapores o nubes me dicen lo correcto, ese Sol es mío, pero se lo presto para que me regale su sonrisa con él y extienda sus manos, ese es un verdadero regalo, lo puedo palpar y atesorar, porque el Sol se cree grande y ni siquiera puede salir de noche y menos atreverse a estar solo un tiempo, pero eso es ciencia poética o patraña sintética, en cualquier caso la luna es chilena.

Ella me regala el Sol, y aunque sabe porqué es mío, lo saca de mi pantalón, lo estruja y tiende en el cielo, así parece nuevo, recién hecho, se hizo y rompió molde. Ella sabe que es único y mío, pero a este lado, el océano lo adopta y deja bañar sus profundidades, él se deja fotografiar porque sabe que es regalo, es postal, y este mar que tranquilo, no tiene nada de pacífico, te baña y se balancea todo el día en el arco del cielo, porque es un regalo imperial, un regalo que se baila, dos pasitos pa’delante y dos pa’tras.

Ella me regala el Sol, lo envuelve en un cámara de celular y el delivery singular lo transforma, luego se desdobla el pobre, viaja apretujado y ya sabe lo que es viajar en bus, por digital sea, se despliega en las cortezas de los servidores europeos y americanos, no tiene vergüenza y duerme por horas, y a los segundos está pintando un cuadro viñamarino, de sombras viste las rocas y el mar parece de otra galaxia, aguas negras vibran, quieren ser el papel principal del cuadro, unos edificios se confunden con roquerios, inertes de cemento, fierro y más arena.

Ella me regala el Sol, y es mío apenas sus manos de madre depositan el amor dador que cura heridas de sal y silencio, ella me regala sus ojos en ese instante, llora de alegría cuando los deja para mi, como lentes me pongo sus ojos y todo lo bello que siente está en mi consciente y el viento de la tarde besa sus hombros también yo, y sonríe al leer mis locuras colgando de una imagen. Ella me regala el Sol y es vida, consecuencia, corazón de mujer, travieso y grande, pacífico y soñador, ella me regala el Sol con su alma dentro.

Anuncios

9 comentarios sobre “Regalo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s