Me espera con la paciencia de la noche,

la humedad de sus segundos

y la tenue luz del deseo.

Desnuda el tiempo en su piel,

al ritmo de las sábanas, cómodas nos abrazan,

conocen su lugar, espectadoras.

La piel en la oscuridad es sentidos,

aromas mezclados con los dedos,

la boca ciega se reparte en tu cuerpo.

Noche, sabes a miel, espesas las horas,

endulzas con letargo el preámbulo,

abres tu boca y ambos somos absorbidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s