Obra de Egon Schille – The Lovers

Se conocen de memoria,

pulsan donde llueven los orgasmos,

fecundan con la lengua

la árida tierra púbica.

Recorren a ojos cerrados los aromas,

hunde su daga y ella

con ambas manos suicida

su cuerpo sin contemplaciones,

en silencio nacen desvaríos orgásmicos.

El viento en la nuca es una nube de placer,

luego llueve por el pecho, abajo,

el sol se ha incrustado feroz

de tanta noche en espera a lunas abiertas.

Eyaculan te amos de plástico,

flores y bebidas, el dinero se reparte

con el llanto del adiós,

la cama manchada de soledad,

las pantys, los calzones, el corpiño,

el coño aún húmedo,

una hermosa escena de muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s