A escondidas salía todas las mañanas, sentado en las gradas de acceso veía los vehículos pasar y recordaba el ruido del ambiente. Estaba aburrido del silencio mortuorio del hogar para sordos mudos al que pertenecía después de un grave accidente en la fábrica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s