El corazón podía estar en cualquier parte de su cuerpo, era de una carnosidad tan fiera y exuberante, daban ganas de meter los dedos, pasar la lengua y hundir la boca. Besarla era lo menos en que pensabas, morderla un acto instintivo y reflejo, sentir sus contracciones un acelerador a fondo.

Llevarla con ambas manos y exhibir sus colores, su estado encolerizado invitaba a continuar, devorar / arrasar / enloquecer, breves adjetivos sobre sentimientos inexplicables. Hasta la jugosidad bajando por tu garganta y escapándose por tus comisuras, representaba un momento de gloria.

Las experiencias se repetían de forma intensa, se sucedían una tras otra, era vital la fuerza expansiva que incitaba. Llamaba a tu hambre con gritos, leves de principio y mientras más débil se veía, más fuertes podías oírlos, sentirlos, retumbaban en tu boca, sin saciar siquiera un poco esa sed de carne.

Podías empezar y acabar, volver a empezar, desnudar nuevamente e hincarle los dientes para hacer reaccionar su cuerpo, liberar esa pasión, ese sabor escurriéndose, bañando hasta por fuera, royendo todo a su paso, dejando la sed intacta y el hambre pulsante. Nada podía detenerte. Todas merecían ser carne entre tus dientes.

http://mhythic.tumblr.com/post/156075329659

Anuncios

3 comentarios sobre “Corazón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s