En octubre del 2016, específicamente el día 13 escribí un poema llamado Missing you y al otro día, una buena bloguera comentó lo siguiente:

Ella es Ana y entre paréntesis es mi respuesta

Tengo un nudo en la garganta, [los hilos a veces se tuercen y giran en rededor] y una especie de puño en la boca de mi estómago que me dicen: Ana, no llores. [yo hubiera llorado por ti y eso que nunca tuve un golpe de esos]

He entrado a ver con qué me encontraba, y esta maravilla, parece escrita para y por una situación (o varias) personales que estoy viviendo. [vivimos en un mundo grande con sentimientos universales, esa conexión nos hace ríos] 
Qué manera más bonita de proponer y/o expresar el modo, para mí, ideal de ese “echar de menos”. [parecemos espejos cuando miramos con los mismos sentidos]
Me gustaría tener mucho más tiempo para leerte más, y mejor. [un deseo similar me enceguece]
¿Tienes algún libro? [mi vida se escribe a diario]
Estoy como en shock, porque…a veces me da miedo conectar con mis emociones más profundas, [aprendí en terapia de shock que lo mejor es estar conectado]

a veces… y voy dando saltos como una piedra la superficie del mar…[créeme, lo mejor no está en la superficie]
Un abrazo, muchas gracias. [otro abrazo y ya son dos]

Anuncios

Un comentario sobre “Aprendiendo a extrañar

  1. Ufff, hacía tanto tiempo que, créeme, tuve que entrar a reconocer mis propias palabras, qué cosas.
    Me paro un segundo a reflexionar sobre tus aportaciones, siempre ahondando en lo más profundo de mi ser, la verdad.
    Estoy absolutamente de acuerdo contigo: es en la profundidad de alma, donde allí suelo ir a bucear, donde me sumerjo, donde pienso en quién soy y quién quiero ser, dónde estoy y dónde quiero ir, donde conecto con mi tristeza y con otras emociones, es allí, en la soledad y el silencio donde intento ser mejor persona.
    No recuerdo a quién echaba de menos por aquel entonces, sin embargo, hoy pienso en alguien, sé que no es la misma.
    Echar de menos, me gusta esa sensación, porque implica, según mi opinión, que un día, esa persona, aunque fuera solo por unos segundos, nos hizo felices.
    Un fuerte abrazo y de verdad, muchas, muchas gracias por tus palabras, compartirlas es un lujo para el resto.
    Ana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s