Una madre que sea de piedra
para cobijarte bajo ella,
así no te muevas de su alma
apegado el musgo de sus piernas.

Una madre que sea viento
para arrullar con su calor tu siesta,
en esas horas aciagas
de verde primavera hasta el otoño.

Una madre que sepa de ríos,
en su pecho la vida sea
como el mar por nuestras venas,
hasta verla nube en nuestros sueños.

Una madre que nos vigile y meza,
desde su boca y los ojos
hasta el alma acaramelada,
nos hostigue de grandezas.

Anuncios

Un comentario sobre “Domingos de Pink Floyd – Mother

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s