wp-1486571362688.jpg

Deian & Son, se había convertido en una marca de prestigio y con los años era reconocido el taller, hasta de Ferryside atravesaban para ser atendido por, el mecánico, la enfermera y sus hijos, Deian, ahora parte de la firma, las gemelas Catrin y Elen, el nuevo muchacho Cadell, más la recién nacida Anwen.

Segunda Guerra Mundial

Las alarmas volvieron a sonar en Llansteffan y todos sabían ya lo que venía, ¡¡ iremos a la guerra papá !! y el silencio en el taller sólo se vio sobrepasado cuando apareció Anwen con sus hijos detrás de ella, ambos padres se abrazaron y sus hijos sin entender que sucedía hicieron lo mismo, arrepollados en las piernas de sus progenitores. Las noticias de los conflictos eran un estruendoso martillo en las cabezas y eran incesantes día a día, las radios mantenían el hilo conductor de la sangre con el alma, pegadas, aferradas al miedo, sin embargo y mientras no sonara la alarma todo parecía lejano, como en otra ciudad , en otro país o en otro continente, fuera de la tierra, era el estallido de una guerra por seres que nunca antes habían participado de una, y no tenían idea o querían saber a que huele todo en la guerra, a que huelen las muertes o acaso siempre será la soledad la que aterra. El único que estaba excitado era Deian hijo, pasaron los días y el Mayor los reunió en el castillo, muchos ya habían participado de la primera y jamás quisieron pensar en una segunda guerra, el frío se apoderó de las voces y los recuerdos humeaban por sus narices. Lloraban los menores al ver a su padre y hermano mayor ordenando sus pertenencias. La misma bocina y el vehículo afuera, en perfectas condiciones los llevaría al ferry, esta vez partían a la capital por el río Severn, recogiendo así a miles de ex combatientes.

Lanelli, Barry, Swansea, Cardiff y Newport, en cada puerto la embarcación  se repletaba y los humeantes soldados preparados para recibir órdenes sólo miraba el horizonte con olor a pólvora, tierra y miedo, si, el mar también olía a pescados muertos y aves hambrientas, el mar los mojaba y era otra batalla con el frío, los mareos eran burla entre hombres y las peleas un ejercicio inútil, el pavor a nadie dejaba indiferente y todos pensaban en la muerte. Deian, su hijo y el Mayor unidos hasta llegar a puerto se daban esperanzas entre ellos y si habían salido de una también lo lograrían en esta oportunidad, Deian hijo los escuchaba y alucinaba también, aunque encontraba poco atractivo estar reparando cacharros destruidos por balas, motores despedazados o tanques sin su sistema de oruga mientras los demás arriesgaban su vida. Deian padre tomaba por el cabello a su hijo y lo abrazaba fuerte, este, sentía los latidos fuertes de papá, a sus cuarenta y dos años volvía a la guerra, aunque con más grados, Captain Yates y su primera misión sería la más triste, crear grupos que irían a la guerra para mantener los motores a punto.

A estas alturas no tenía muy lejos que ir, Londres estaba asediada por los alemanes, así que mantuvieron contacto siempre, por radio y por visitas relámpagos que hacia el Capitán de los mecánicos a “todos” sus grupos, Deian recomendó a su hijo mantener informada a su madre de los acontecimientos y así estarían tranquilas sus hermanas también, Él se excusaba por estar a cargo de todo y el tiempo para dormir era escaso.

Carta a su madre

Madre estamos bien y ahora que papá es Capitán, está a cargo de todo y no podrá escribirte, pero te contaré yo, me comunico diariamente con él, así que será lo mismo, pero cuando papá les escribía a sus padres, eso te quería decir. Por estos días no ha pasado mucho, llegan vehículos para mantención y nada tienen que ver con los cacharros que teníamos a cargo en Llansteffan, así que ha tocado aprender de las nuevas máquinas, poderosas y grandes, no tengo amigos de allá en este grupo y me siento solo a veces, hace frío en Londres pero al igual que allá cuando salíamos a mojarnos y atrapábamos muchas truchas mis hermanas y yo, lo que es ustedes nunca podían hacer.

Me despido madre y besos a las gemelas, al hombrecito de casa y a la pequeña Anwen

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s