Ese día bailaron desesperadas, como la mirada,
se cruzaban por el cuerpo, como la lluvia,
desde principio, como el amanecer,
hasta el fin, como un ocaso febril.

Ese día nos acercamos, como las moléculas de un beso,
caminaron felices, como un día de verano,
en tus caderas, como la presión de tu vestido,
en tu cintura, como el sol adorándote.

Ese día nos tomamos las medidas, como pulso tentador,
desde tus hombros, como un peso liberador,
hasta tus pies, como calzado de cristal,
de vuelta en tus piernas, como sueño final.

Ese día eran otros ojos, como caminantes de piel,
recorriendo las luces, como candiles llenos de primor,
vibraron hasta los dedos, como queriendo quedarse,
amarrando nuestras almas, como cuerpos sin ellos.

Anuncios

9 comentarios sobre “Historia de amor, nuestras manos, trece de enero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s