La primera vez, fue un secreto aterrador.
respuesta a millones de interrogantes,
– evidente era su especie –
una línea nos dividía,
entregar esta información
– morir con esto no es sano –

Una nueva pugna había nacido
– éramos nosotros contra nosotros –
nadie lograba dar razones contundentes,
– sólo golpes bajos y a mansalva –
la diplomacia de las armas era efectiva
negociar quien hacía más daño.

La paz había desaparecido – nada cuajaba –
todo desintegrado, los cristales rotos,
nada estaba entero, en condiciones honestas
sermones fatuos, eran las últimas municiones,
si quedaba algo en pie, era la estupidez,
una luz vendría a ultimar sus detalles.

Revuelve las entrañas, un dolor escuece
hasta los pensamientos, por tristes morían
antes de salir por la boca, – seca – sólo escupía,
silencio – oraban callados – una puerta abierta
mostraba la llegada esperada, pero, nadie vivo estaba,
los perdonó y volvió a la vida, luego se fue.

A Saucerful of Secrets

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s