La señal está a punto de caer,
para que todos salgan
arrancados de sus cuerpos,
una dicotomía toma la guaripola,
los sonidos sonríen
al ritmo multitudinario.

Los muertos salen de sus casas,
adherentes y fanáticos acompañan,
levanta sus pies hasta lo más alto,
sus estandartes lucen brillantes,
ellos creen estar en mil novecientos
cuarenta y cuatro.

La sirena central de bomberos,
destapa sus orejas llenas de tierra,
abonada con añoranzas de guerra,
de cuerpos volando hacia el cielo,
de corazones devueltos y enterrados,
con los sueños de este batallón.

Corporal clegg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s