La laguna de sus pensamientos
admitía todo tipo de ideas,
navegaban aves de distintos lugares,
como la imaginación también volaban.

Pero, todas las noches, aparecía
– nadie sabe de dónde –
un cisne, blanco o negro
– ¿ cómo saber ? si dormía.

Sus alas brindaban un nuevo aire,
– multicolores sensaciones –
repartían sosiego, una nueva paz,
al final de la noche, cerraba sus alas.

Recobraba sus fuerzas, su plumaje
adormecía cada espacio – volaba –
por todo el cuerpo de ser necesario,
en busca de la laguna del sueño.

See Saw

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s